| Actualizado: 08:21:01 hrs.
 
Principal

Noticias

Otros medios

Indicadores

Empleo

Publicidad en SC

Anúnciese ya
Servicio sponsor
BlackBerry

Fuentes

Búsqueda:

   Avanzada                                                     Quiénes somos


Trump buscará tener relación positiva con México, pero si no ni modo

El presidente estadounidense Donald J. Trump repitió durante el inicio de una reunión con 24 directores de empresas manufactureras que está en la mejor disposición de tener vínculos favorables con México, pero por primera vez agregó que no está garantizado ese resultado.

“Vamos a tener una buena relación con México, eso espero, pero si no ni modo”, dijo Trump al dar el mensaje de bienvenida a la Casa Blanca a los ejecutivos, con quienes debatió sobre cómo crear y regresar empleos manufactureros a Estados Unidos.

La creación de empleos y el retorno de fábricas que cerraron sus operaciones en Estados Unidos para ubicarse en otros países con menores costos de producción, es uno de los tres temas centrales del presidente Trump.

Los otros dos son: recuperar el control de sus fronteras y contar con el mejor ejército del mundo.

Para recuperar la supuesta pérdida del control de las fronteras, Trump ha definido dos políticas: una, endurecer la aplicación de la ley contra los trabajadores ilegales en ese país y, dos, construir un muro a lo largo de la frontera con México.

Dos medidas que son impopulares en México y otros países latinoamericanos por las repercusiones negativos que podría tener sobre millones de ciudadanos extranjeros que laboran en Estados Unidos sin documentos legales.

Aunque tras las palabras de bienvenida de Trump y la presentación individual de los 24 directores generales, la Casa Blanca interrumpió la transmisión del encuentro para que el presidente, sus asesores y los ejecutivos procedieran a tener una discusión a puerta cerrada, no se observó en un inicio ninguna voz o postura disidente sobre si realmente las tres preocupaciones centrales del presidente estadounidense merecen las medidas que ha comenzado a tomar --como son redadas contra inmigrantes o la renegociación o cancelación de los acuerdos de libre comercio que tiene Estados Unidos.

En este tema, Trump aprovechó los momentos iniciales del encuentro con los empresarios para arremeter de nuevo contra los tratados de libre comercio que tiene su país ya que desde su perspectiva “todos” han sido “increíblemente malos”, por lo que para él eso tiene que cambiar.

“Es insostenible y no vamos a dejar que ocurra, no podemos dejar que ocurra”, dijo, reiterando su postura de que su gobierno buscará renegociar no sólo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sino otros similares.

Si bien esta postura de Trump no es nueva lo que sí resultó un tanto cuanto sorpresivo fue que ningún ejecutivo saliera, al menos mientras la reunión fue abierta y pública, en defensa de esos acuerdos.

Muchas de las empresas representadas en la reunión con Trump por sus altos directores se han beneficiado de los acuerdos de libre comercio, pero ninguno de los capitanes de industria salió en defensa de esos tratados.

Todos se mostraron sumisos a las posturas de Trump.

Para muchos economistas, los acuerdos de libre comercio que tiene Estados Unidos han sido cruciales para que esa nación pueda hoy competir, ya que con ellos, principalmente con el que tiene firmado con México y Canadá, ha ganado competitividad frente a los productos de otras regiones o países, como Europa o China.

Trump, sin embargo, vincula la pérdida de empleos manufactureros con al TLCAN, algo que muchos disputan ya que la caída de los trabajos manufactureros estadounidenses comenzó mucho antes que los tres gobierno firmaran ese acuerdo en 1993.

Además, para una gran mayoría de expertos la pérdida de empleos manufactureros estadounidenses se debe más a la automatización que ha sufrido ese sector a nivel internacional, que al libre comercio.

Incluso algunos argumentan que sin el acuerdo trilateral, la pérdida de empleos manufactureros estadounidenses se hubiese incluso acelerado, ya que la asociación con México permitió a muchas empresas estadounidenses enviar ciertos procesos productivos al país vecino del sur para reducir sus costos generales de producción y así poder competir contra productos provenientes de Asia.

Claro que Trump no lo ve así y para justificar su animadversión al TLCAN habla que desde la firma de ese acuerdo, Estados Unidos ha perdido una tercera parte de los empleos manufactureros que tenía.

Pero frente a esta visión económica del presidente estadounidense, que una gran mayoría de expertos no comparte, no hubo ni siquiera una postura a favor del libre comercio por parte de los “capitanes” de industria.

Al menos así sucedió en un inicio, ya que no se sabe si ya en privado esos ejecutivos sí defendieron los acuerdos de libre comercio frente a las posturas antagónicas de Trump.

El silencio de los directivos ejemplifica, de cualquier manera, la dificultad que tendrá el gobierno de México para hacer ver a la administración Trump que el TLCAN ha sido un bueno acuerdo para los tres países miembros y que conviene mantenerlo, aun cuando la balanza comercial entre las dos naciones sea deficitaria para Estados Unidos.

Si no hay defensores del TLCAN en Estados Unidos será difícil que la postura de México a favor de libre comercio prevalezca ante un presidente empeñado en sólo ver las secuelas negativas del acuerdo y no los múltiples beneficios que ha dejado a los tres países.

Muchos economistas incluso creen que el déficit actual que Estados Unidos tiene con México se irá reduciendo con el tiempo por las mayores necesidades de maquinaria y equipo que requiere la economía mexicana para desarrollar su industria energética, la cual ha sido recientemente reformada para permitir la entrada de capitales privados, algo que por décadas estuvo prohibido.

Además, si México logra seguir creciendo es muy probable que adquiera cada vez mayores combustibles a empresas estadounidenses, lo que podría incluso hacer que el déficit actual de 63 mil millones de dólares no sólo se reduzca sino que hasta pueda convertirse en un superávit.

Trump, sin embargo, no lo ve así y al menos en un inicio ningún ejecutivo se opuso a la visión pesimista del presidente estadounidense.

 


EUA descarta operación militar contra migrantes, Trump dice lo contrario

Dos de los más cercanos miembros del equipo de trabajo del presidente estadounidense Donald J. Trump visitaron México por primera ocasión para tratar temas cruciales para ambos países y de alguna forma calmar los temores de quienes creen que las políticas más severas del país vecino del norte afectarán a miles de mexicanos que radican allá.

     “Déjenme ser muy claro, no habrá deportaciones masivas” de personas desde Estados Unidos hacia México, dijo John Kelly, el secretario de Seguridad estadounidense, en un mensaje dirigido a medios de comunicación tras el encuentro con funcionarios mexicanos. “No habrá participación de fuerzas militares en operaciones de migración”.

     Con lo que no contaban Kelly y Rex Tillerson, el secretario de Estado de Estados Unidos, fue con Trump, quien en un encuentro con 24 directores de empresas manufactureras de su país, dijo justamente lo contrario y presumió que esa operación militar, que ordenó en la frontera con México, está diseñada para detener el flujo de personas.

     “Ustedes saben lo que pasa en la frontera. Estamos recibiendo pandillas criminales, narcotraficantes, tipos realmente malos llegan a este país, a un nivel que no se había visto antes, de los realmente malos”, dijo el político de 70 años a los empresarios. “Es una operación militar, porque se les ha permitido llegar a este país, cuando vean que la violencia está subiendo mucho”.

     El propio presidente de Estados Unidos reconoció en ese encuentro con empresarios que el viaje de Tillerson y Kelly iba a ser “rudo”, porque ambos gobiernos iniciarían las pláticas sobre las nuevas decisiones que se han tomado desde la Casa Blanca.

      Trump, desde que fue candidato y una vez ya instalado en su cargo, ha insistido en la urgencia de edificar un muro en la frontera con México porque considera que desde ahí cruzan criminales y drogas hacia su territorio.

     De hecho, en su campaña, el empresario de bienes raíces causó polémica al decir que México exporta criminales al norte y que, por ello, el gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto debería pagar por levantar la barda fronteriza.

     El tema migratorio es crítico para la relación de ambas naciones por la especulación sobre si el gobierno de Estados Unidos comenzará una campaña de deportaciones masivas que incluso podría ocasionar que fueran enviadas hacia México personas que no tengan la nacionalidad mexicana.

     “Las deportaciones están enfocadas a personas con actividades criminales que ingresaron a Estados Unidos” de forma ilegal, dijo Kelly.

     Así, de nuevo mientras por un lado el gobierno estadounidense intenta suavizar la tensión con los mexicanos, por otro lado el presidente parece no tener intenciones de moverse de sus promesas de campaña que lo llevaron a derrotar en las urnas a Hillary Clinton.

     “Las diferencias entre México y Estados Unidos subsisten”, dijo Luis Videgaray, el secretario de Relaciones Exteriores de México, en el mensaje que dieron ambos equipos de trabajo para agradecer la visita de Tillerson y Kelly. “Para superar los agravios, para superar los sentimientos negativos que sin duda hoy prevalecen, más que las palabras lo que habrá de importar son los hechos”.

     Tillerson, quien antes de incorporarse al gobierno estadounidense dirigió la petrolera multinacional ExxonMobil, reconoció que la seguridad de la frontera es una responsabilidad compartida por ambos países.

     Tanto él como Videgaray, que son los responsables de las relaciones diplomáticas en ambos países, destacaron la importancia de entender que buena parte de la migración de personas proviene de Centro y Sudamérica, de ahí que es fundamental buscar un acuerdo con varias naciones que permita concretar acciones que apoyen el desarrollo regional y ayuden a desalentar la llegada de nuevos ilegales.

     “Tenemos problemas en ambos lados de la frontera”, dijo Tillerson, el ex director de la petrolera, en su mensaje. “Entendemos también la importancia de detener flujo de armas” hacia México.

     Videgaray dijo que el gobierno de México expresó su rechazo a que se tomen medidas unilaterales que afecten a ambas naciones, como los nuevos protocolos que firmó Kelly para endurecer las acciones para expulsar a los migrantes que estén en el país vecino del norte de forma no legal.

     Así, la primera reunión oficial en el país de ambos equipos giró en torno a la seguridad de la frontera y a la migración. El tema del comercio, otro de los focos de tensión entre México y Estados Unidos, será tratado más adelante, dijo Videgaray Caso.

     Otra de las promesas de campaña de Trump que está a punto de convertirse en realidad es la renegociación del tratado comercial que ambos países firmaron hace más de dos décadas, el cual incluye también a Canadá.

     Trump piensa que ese acuerdo es injusto y ha ocasionado afectaciones graves a las compañías de su país, por lo que buscará o bien conseguir mejores condiciones o bien cancelarlo.

     Los funcionarios que asistieron al encuentro acordaron que ambos países seguirá en conversaciones para alcanzar acuerdos y, de hecho, Tillerson dijo que muy probable que la siguiente reunión se lleve a cabo en Washington, D.C., la capital estadounidense.

     “México requiere de Estados Unidos y también Estados Unidos requiere de México”, dijo Miguel Osorio, el secretario de Gobernación. “Nuestras naciones siempre serán vecinas, por lo tanto, lo que más conviene so acuerdos que nos sirvan por igual a partir del respeto mutuo”.

 

 


Por qué México debía ser 1era línea de defensa de Trump contra inmigración

23 de feb. (Bloomberg) -- Poner fin a la inmigración de indocumentados ha sido una gran prioridad para el presidente Donald Trump en su primer mes en funciones. Ha usado una táctica severa contra México, insistiendo en que el país pague el muro fronterizo que ha propuesto --una exigencia que la nación ha rechazado de manera reiterada. Dicha estrategia implica riesgos para Trump, ya que probablemente necesite la ayuda de México, si quiere lograr su objetivo de seguridad fronteriza.   

A pesar de la afirmación de Trump de que México está enviando “hombres malos” a Estados Unidos, la mayoría de las personas que cruzan la frontera sur provienen de otros países. Eso es un cambio significativo desde 2000, cuando la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos capturó un récord de 1.6 millones de personas, de las cuales la mayoría provino de México.

Mientras que la frontera de México con sus propios vecinos del sur es sólo un tercio de la longitud de la frontera de casi tres mil 200 kilómetros entre México y Estados Unidos, este es a menudo el punto de entrada de los refugiados provenientes del “triángulo norte”, conformado por Guatemala, Honduras y El Salvador, en busca de asilo en Estados Unidos.

“Realmente, el flujo centroamericano ha sido la historia”, dijo Doris Meissner, comisionada de Immigration and Naturalization Service de Estados Unidos durante el gobierno del presidente Bill Clinton.

Aquí es donde precisamente la cooperación mexicana podría ser clave para Trump. En el pasado, México y Estados Unidos han coordinado su política de inmigración y a veces eso condujo a un aumento en el número de personas deportadas por México, aunque hay muchas razones por las que fluctúan las cifras de las deportaciones.

En cualquier caso, México deportó a más de 140 mil personas en 2016, 96% provino del “triángulo norte”. Esas son personas que, sin los esfuerzos de México, podrían haber llegado tranquilamente a la frontera de Estados Unidos.

México no tiene una frontera comparable con la que tiene con Estados Unidos; los inmigrantes pueden cruzar a México desde el sur en gran medida caminando a través de la selva o cruzando ríos en las balsas o llantas infladas. Los esfuerzos de aprehensión del país se centran principalmente en las carreteras que están más al norte, lo que obliga a los inmigrantes a usar caminos más difíciles que están alejados de las carreteras, controlados a menudo por bandas de traficantes de personas.

En 2007, Estados Unidos y México se asociaron en la Iniciativa Mérida, que buscaba fortalecer la seguridad en la frontera sur de México, abordar las cuestiones humanitarias y combatir el flujo de estupefacientes y la delincuencia organizada.

El Congreso de Estados Unidos ha asignado más de dos mil 600 millones de dólares para ayudar a financiar el plan. La implementación de la Iniciativa Mérida coincidió con la crisis financiera global, que probablemente contribuyó a disminuir el número de personas que emigraron a Estados Unidos a medida que disminuyeron las oportunidades económicas en ese país.

En 2014, la frontera de Texas registró un aumento en el número de familias y niños no acompañados que intentaban ingresar a Estados Unidos provenientes de Centroamérica. El flujo se desaceleró en 2015 después que el vicepresidente estadounidense Joe Biden visitó la región para hacerle frente a la crisis humanitaria y que México lanzó el Plan Fronterizo del Sur para asegurar su frontera con Guatemala, iniciando un endurecimiento sin precedentes contra los inmigrantes centroamericanos.

La mano dura hizo que las deportaciones de México aumentaran en 2015, pero la migración a Estados Unidos se recuperó el año pasado, impulsada por el empeoramiento de la situación de seguridad en el “triángulo norte”.

“Necesitamos la cooperación de México para abordar el flujo de personas que vienen de más al sur, [y] esa cooperación no está garantizada”, dijo Eric Farnsworth, vicepresidente de Council of the Americas, una organización empresarial estadounidense que promueve el libre comercio y la apertura de los mercados en América.

México ha dejado claro que las conversaciones con Estados Unidos deben ser exhaustivas y que ambas naciones no pueden tener una buena relación en algunas áreas, como los esfuerzos contra las drogas, y una mala en otras áreas, como la inmigración y el comercio.

Rex Tillerson, el secretario de Estado estadounidense, y John Kelly, el secretario de Seguridad Nacional, se reunieron este jueves con el presidente Enrique Peña Nieto para discutir las políticas de inmigración estadounidenses, entre otras cosas. Peña Nieto canceló una visita a Washington para reunirse con Trump el mes pasado por la insistencia de Trump en que México pague el muro fronterizo.

La retórica que claramente va en contra de México y los inmigrantes de Trump también está ayudando a impulsar el sentimiento en contra de Estados Unidos que priva en México, impulsando así las perspectivas electorales del candidato populista Andrés Manuel López Obrador, que pide a México abordar la agresión que viene desde el exterior con fortaleza interna.

“Se podría tener a un líder que sólo quiera poner a México primero y hacer que México sea grandioso otra vez, y decirle a Estados Unidos. ‘Ahora están por su cuenta’”, dijo Farnsworth. “Eso sería un verdadero revés”.

Traducido por  Luis Felipe Cedillo

Editado por Eduardo García

Copyright © 2017 Dow Jones & Company, Inc. All Rights Reserved

 

 


Televisa con su mayor alza en bolsa en seis años tras buenos resultados en 4T

Para los inversionistas que tienen acciones de Televisa el desempeño de la compañía durante el cuarto trimestre del 2016 fue tan satisfactorio que la mayor productora de televisión de habla hispana en el mundo cerró la jornada con su mayor alza en más de seis años.

     Las acciones de la compañía que tiene su sede en la Ciudad de México subieron 9.5% a 101.4 pesos, un alza que contrasta el moderado incremento del índice de Precios y Cotizaciones, al que pertenece la televisora, de 0.02%.

     La última vez que Televisa experimentó una plusvalía de sus títulos de una magnitud superior fue el 5 de octubre de 2010, cuando anunció una inversión en Univisión, la mayor cadena en español de Estados Unidos, que puso fin a las hostilidades que existió entre ambas. Ese día la acción subió 12.3%.

     Televisa reportó ventas por 27 mil 300 millones de pesos de octubre a diciembre de 2016, una cantidad 9.4% superior a lo reportado un año antes y también 6% por encima de lo que esperaba el consenso de analistas realizado por Infosel.

      Pero el mayor catalizador de las ganancias del cuarto trimestre de 2016 fue en gran medida el aumento en los ingresos por publicidad, rubro que ofreció su mejor desempeño en los últimos dos años y medio, que coincide con el incremento de opciones de entretenimiento audiovisual para las audiencias y que en consecuencia pulverizó la oferta publicitaria.

     “Televisa parece haber estabilizado su división de publicidad”, escribieron en un reporte Lucio Aldworth y Mattheus Nascimento, analistas de la casa de bolsa de Citibanamex.

     En los últimos tres meses del año, las ventas de sus pautas comerciales sumaron siete mil 995 millones de pesos, 4% más que en 2015, dijo la televisora en un comunicado.

     La última vez que los ingresos de este rubro mostraron un aumento significativo fue en el segundo trimestre de 2014, cuando crecieron 6% respecto al mismo periodo de 2013. Tras ello, el segmento inició una etapa de altibajos que se prolongaría por 30 meses, en los que las ventas llegaron a desplomarse 16%.

     El pobre desempeño del segmento de publicidad fue visto con preocupación por especialistas e inversionistas, ante la posibilidad de que se tratara de una señal de cambio en los patrones de conducta de compras de espacios publicitarios por parte de los anunciantes.

     La televisora incluso manejó la necesidad de modificar el modelo en el que ofrece la publicidad a sus clientes, luego del triunfo de Donald J. Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en noviembre.

     “Por lo general, vendemos la publicidad por adelantado, y no hay forma de revertir o cancelar los compromisos que los clientes asumen”, dijo el director general de la empresa, Salvi Folch, al participar en una conferencia organizada por Morgan Stanley en Barcelona. “Comprometerse sin que haya flexibilidad puede ser un desafío para los clientes”.

     Cuatro meses después, el panorama parece cambiar.

     El director de análisis de Banorte Ixe, Manuel Jiménez, quien también calificó el reporte de la televisora como positivo, lo relaciona con la reestructura al negocio de ventas por publicidad.

     La empresa, en tanto, atribuyó la mejoría al retorno de clientes a los formatos de publicidad que ofrece, ya que estos son “la forma más efectiva y eficiente de publicidad, en comparación con otros medios como los digitales”.

     Los comerciales no fueron los únicos que le dieron buenas noticias a los dueños de la televisora, ya que también se benefició de un crecimiento de 9.8% en sus ingresos por servicios de televisión de paga, como izzi y Sky.

 


Volátilidad del peso genera ganadores, perdedores en fusiones, adquisiciones

El débil peso está complicando las transacciones que involucran empresas mexicanas, elevando los precios nominados en la divisa local para hacer adquisiciones en el extranjero o generándole gangas imprevistas a un comprador extranjero, teniendo por lo menos un acuerdo que está siendo revaluado para ajustarse a tales cambios. 

Cuando Coca-Cola Femsa, con sede en la Ciudad de México, acordó, con su socio Coca-Cola, adquirir el negocio de bebidas de soya AdeS de Unilever, que tiene su sede en Londres, en 575 millones de dólares en junio pasado, el acuerdo fue valuado en 10 mil 600 millones de pesos. Ahora el costo denominado en pesos es cerca de 9% mayor.

Al igual que otras empresas públicas mexicanas, Coca-Cola Femsa tiene al menos algunas coberturas de riesgo cambiario, pero tiene que registrar sus tenencias en pesos para fines contables.

Igualmente, Grupo Lala dijo en mayo que compraría ciertos activos estadounidenses de Laguna Dairy en 246 millones de dólares. La debilidad de la moneda ha agregado más de 10% al precio denominado en pesos para la empresa lechera. El costo en dólares del acuerdo permanece sin cambios, dijo Alberto Arellano, director financiero de Lala, en un correo electrónico.

“Estas transacciones se fijan en dólares estadounidenses porque en su mayoría son empresas estadounidenses”, dijo Manuel Jiménez, jefe de análisis del Grupo Financiero Banorte. “Es probable que cualquier operación que esté pendiente tendrá que tomar en consideración los efectos de la moneda”.

Coca-Cola Femsa no respondió a una solicitud para obtener sus comentarios al respecto. La compañía tenía cubiertas alrededor de 25% de sus necesidades de dólares en México al mes octubre, dijeron los ejecutivos en una conferencia telefónica.

La depreciación de 10% del peso frente al dólar de los últimos 12 meses --intensificada por el discurso del presidente estadounidense Donald Trump sobre la potencial aplicación de aranceles a las importaciones-- también podría forzar a los compradores de compañías mexicanas a revaluar sus transacciones.

Delta Air Lines dijo hace unos días que había impulsado su oferta para obtener una participación en Grupo Aeroméxico de 43.59 pesos a 53 pesos por acción, debido principalmente a los movimientos del tipo de cambio.

 

Práctica común

Se está volviendo cada vez más común que las transacciones transfronterizas tomen en consideración la volatilidad de la moneda, habiendo muchos acuerdos acordados en dólares o a una tasa de cambio fija, dijo Bernardo Reyes Retana, abogado que trabaja en fusiones y adquisiciones en la firma González Calvillo en la Ciudad de México.

“Los que no lo hacen, aprenden de sus errores de la manera más severa”, dijo.

A pesar de la volatilidad cambiaria, las fusiones y adquisiciones de empresas mexicanas se han mantenido constantes en los últimos años. Hubo 37 ofertas con compradores o vendedores mexicanos el año pasado, en comparación con 41 en 2015 y 39 en 2014, de acuerdo con datos recopilados por Bloomberg.

Es probable que haya más actividad en 2017 a medida que las empresas se ajustan al cambiante panorama geopolítico. Alfa, uno de los mayores conglomerados de México, anunció planes para descartar activos energéticos en Texas y Perú, renunciando a su plan de expandir su negocio en la industria debido a la caída de los precios del petróleo en los últimos años.

Traducido por  Luis Felipe Cedillo

Editado por Michelle del Campo      

®2017 BLOOMBERG L.P. ALL RIGHTS RESERVED

 


Encargado de USTR podría terminar negociando para su mayor excliente

23 de feb. (Bloomberg) -- El nominado del presidente Donald Trump para convertirse en el principal representante comercial de Estados Unidos podría encontrarse así mismo tomando decisiones políticas que afecten a su ex cliente más relevante, muestra la revisión de su acuerdo de ética.

Como abogado privado, Robert Lighthizer representó a U.S. Steel, el segundo mayor productor de la nación en una industria que Trump ha prometido revivir mediante la renegociación de las normas comerciales.

Lighthizer ha acordado abstraerse por dos añosde cualquier decisión que involucre específicamente a sus clientes anteriores en el despacho Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom. Pero eso no lo bloqueará de pronunciarse sobre asuntos que afectan a la industria en su conjunto, de acuerdo con los expertos que revisaron el acuerdo publicado en el sitio electrónico de Office of Government Ethics (la Oficina Federal de Ética Gubernamental).

El acuerdo de Lighthizer se adhiere a la práctica estándar, dijo Stan Brand, un abogado y experto en ética gubernamental en Akin Gump Strauss Hauer & Feld. Las leyes de ética requieren que Lighthizer sólo se mantenga al margen, si su ex firma o sus antiguos clientes están directamente involucrados en un asunto y él tiene un “papel decisivo”, dijo Brand.

Meredith McGehee, jefa de política de Issue One, un grupo que tiene como objetivo reducir el poder del dinero en la política, acordó que el plan de Lighthizer se adhiere a las leyes de ética. Sin embargo, dijo, “la perspectiva de que va a estar profundamente involucrado en la toma de decisiones que afectarán a sus clientes o los clientes de su empresa es preocupante”.

Lighthizer no respondió a una solicitud para obtener sus comentarios al respecto, ni tampoco la oficina de prensa de la Casa Blanca.

                                       

‘Crecientes rascacielos’

Resucitar la producción de acero de Estados Unidos fue uno de los temas recurrentes de campaña de Trump el año pasado. En un discurso de agosto realizado en Detroit para exponer su agenda económica, él prometió que “el acero de Estados Unidos hará que vuelvan a crecer nuevos rascacielos. Le pondremos metal estadounidense a la columna vertebral de esta nación”.

Lighthizer ha representado a U.S. Steel, que tiene su sede en Pittsburgh, en disputas comerciales con firmas de importantes socios comerciales como China, Japón, Taiwán y Corea del Sur. Dos casos en los que la empresa alegó que los gobiernos extranjeros estaban subvencionando sus industrias siderúrgicas fueron decididos a favor de Estados Unidos en junio pasado.

Lighthizer también reveló esta semana poseer activos con un valor entre 18 mil 600 millones y 73 mil 800 millones de dólares. Él dijo que vendería 56 activos, incluyendo acciones en empresas de energía, tecnología, fabricación y banca. Y también enumeró dos fuentes de ingresos: Skadden le pagó cerca de 1.8 millones de dólares el año pasado, de los cuales cuando menos cinco mil fueron producto de su trabajo para U.S. Steel. Los nominados a ocupar cargos públicos deben revelar los clientes que les pagaron por lo menos cinco mil dólares pero no tienen que revelar el ingreso total.

 

Exclusión de dos años

En su acuerdo de ética, Lightizer también prometió excluirse de los asuntos que involucren a su ex firma de abogados por dos años, un requerimiento para todos los nominados a ocupar un cargo público.

Un área donde podría verse marginado es en el Committee on Foreign Investment, o CFIUS (Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos), un panel de nueve funcionarios gubernamentales, que determina si las compras extranjeras de empresas estadounidenses podrían comprometer la seguridad nacional.

El representante comercial es un miembro con derecho a voto de dicho panel, y Skadden tiene una práctica significativa ante él. En los últimos dos años, los especialistas CFIUS de la firma participaron en al menos 13 transacciones con valor de 76 mil 500 millones de dólares, incluyendo transacciones con compradores extranjeros de China, Arabia Saudita y Singapur, de acuerdo con la página electrónica de la firma.

Skadden tiene cerca de mil 700 abogados que trabajan en 22 oficinas en Estados Unidos y 11 países extranjeros, incluyendo importantes socios comerciales como China, Corea del Sur, Japón y Alemania, de acuerdo con su sitio electrónico. Representa a cerca de la mitad de las compañías industriales y de servicios de la revista Fortune 250.

 

Cuestión de derechos

Lighthizer ya a enfrentado cierto escrutinio en relación a su registro de una firma de cabildeo que trabaja a favor de cinco clientes extranjeros. En 1985, él se registró en el Departamento de Justicia para cabildear de parte del gobierno de Brasil en una disputa sobre el etanol, medida que generó cuestionamientos entre los legisladores en relación al derecho que tiene Lightizer para fungir como representante comercial estadounidense.

Una ley de 1995 proscribe que cualquiera registrado para cabildear de parte de un gobierno extranjero en una negociación o disputa comercial funja como representante comercial de Estados Unidos

     Hace unos días, un portavoz del senador Orrin Hatch, presidente del Comité de Finanzas del Senado, el panel que considerará la nominación de Lighthizer, dijo que el comité revisaría el asunto. El Congreso podría conceder una exención que le permitiría a Lighthizer ocupar el cargo.

Skadden no ha hecho cabildeado a favor de un cliente extranjero desde 2008, cuando la firma representó a Dubai Aerospace Enterprise en la adquisición de un par de compañías de aviación estadounidenses, de acuerdo con revelaciones con el Departamento de Justicia.

En 1993, la firma representó a Cemex, la cementera mexicana, antes de la aprobación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, o TLCAN, y firmó un contrato para cabildear a favor del Gobierno de México en octubre del 2001, muestran las revelaciones. Skadden abogó por la reforma migratoria y la política comercial en relación el azúcar y el atún, y monitoreó los esfuerzos para bloquear a los camioneros mexicanos el acceso a las carreteras estadounidenses que estaba permitido con base en las normas del TLCAN. Por ese trabajo, Skadden recibió 630 dólares en honorarios hasta finales de 2002.

Traducido por  Luis Felipe Cedillo

Editado por Michelle del Campo      

®2017 BLOOMBERG L.P. ALL RIGHTS RESERVED

 




América Móvil sufre degradación de calificación global por parte de Moody’s
Pemex abre puerta a socios en servicios refinación con alianza Air Liquide
Afirme destinará 750 mdp para renovación de cajeros, app, banca en línea
Grupo Hotelero Santa Fe prevé alza de 45% en flujo, 40% en ingresos en 2017
Senado ratifica a Teresa Fernández como consejera independiente de Pemex
Senado ratifica a Flores como consejero de CFE para un segundo periodo
Juego de la NFL deja 45 mdd a la CDMX
Bolsa concluye contrato con CME para ruteo de órdenes

Petrobras con aval de tribunal para vender filiales a Alpek
Gruma con plan B en caso del cambios comerciales México-EUA
Ghosn dejará dirección general de Nissan, Saikawa lo sustituye

Precios suben 0.33% en 1era quincena feb., más del esperado
Banco de México destaca, en minuta, margen maniobra, preocupa inflación
Moody’s dice México crecerá menos, pero no está en riesgo su grado de inversión
México baja un centavo precios gasolinas, 3 el de diésel
Senado ratifica nombramientos de embajadores en EUA, China
Guajardo dice negociación TLCAN difícil que termine en 2017

Efecto deportaciones se verá a medida que suban salarios en EUA NUEVO
Brasil, tasa desempleo sube a 12.6% de nov. a ene.; más de lo esperado  NUEVO
Índice de actividad Fed Chicago cae a -0.05 en ene.; menos de lo esperado
EUA, solicitudes por desempleo suben en 6 mil a 244 mil; menos de lo esperado
EUA, el índice de precios de las viviendas suben 0.4% en dic.; lo esperado
En Alemania, PIB sube 0.4% en el 4 trim. de 2016; lo esperado
Alemania, confianza consumidor Gfk cae a 10 en mar.; menos de lo esperado

Acciones: Televisa, Pochteca, Kuo, Profuturo, Javer, Gicsa, Urbi, C. Real, Volaris
Peso gana 1.3%, cierra en 19.64, acumula ganancia de 4% en 4 días
Dividendos, recompra, consejos: Banorte, BMV, Fibra Shop
Fibra Shop pone en marcha fondo recompra, adquiere 30 mil fibras
Acciones calificadoras: Allende, San Luis Potosí, Sonora, Acreimex, Actinver
Agregar a My Yahoo Agregar a My AOL Suscribir en NewsGator Online
Agregar a Google Reader   RSS de Sentido Común Otros lectores RSS


RADIOGRAFIA DE LOS MERCADOS*
Ayer Anual

IPC 47,206.4 0.00 +3.4
Dow 20,810.3 +0.2 +5.3
Dólar 19.68 +1.2 +5.3
Euro 20.83 +0.9 +4.6
Cete 28 6.24% +0.03 +0.55
TIIE 28 6.60% +0.01 +0.49
Libor  0.78% +0.01 +0.02
UST-19 --% -- +0.19
UMS-19 --% -- -0.08
Crudo 46.00 +0.8 -0.3



PUBLICIDAD









OTROS MEDIOS

México 2008