| Actualizado: 13:00:05 hrs.
 
Principal

Noticias

Otros medios

Indicadores

Empleo

Publicidad en SC

Anúnciese ya
Servicio sponsor
BlackBerry

Fuentes

Búsqueda:

   Avanzada                                                     Quiénes somos


Republicanos quieren acciones de seguridad fronteriza, no anti-inmigrantes

En el Congreso de Estados Unidos, los líderes republicanos dicen que el próximo año quieren proponer una legislación para asegurar la frontera entre Estados Unidos y México, pero no están dispuestos a abordar la situación jurídica de 11 millones de inmigrantes indocumentados que residen actualmente en el país.

Kevin McCarthy, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, dijo recientemente a periodistas que la propuesta de Mike McCaul, presidente de la comisión de seguridad fronteriza de la Cámara de Representantes, es “una buena base para comenzar” las conversaciones con el presidente electo Donald Trump. El proyecto de ley de McCaul no contempla la construcción de un muro en la frontera como Trump insistió que lo haría durante su campaña.

En su lugar, requeriría que el Departamento de Seguridad Nacional lograra tener el control operacional de la frontera suroeste en cinco años, y un presupuesto de mil millones de dólares anuales durante 10 años para cumplir varios objetivos de seguridad.

McCarthy dijo que los cambios a las leyes de inmigración tendrán que esperar. “No creo que nada cambie en la inmigración hasta que aseguremos la frontera”, añadió.

En el Senado, los líderes del partido también quieren reforzar la aplicación de las leyes referentes a la frontera que actualmente están en vigor, antes de llevar el debate más lejos. Eso es un cambio radical en comparación con el proyecto de ley general que aprobó el Senado en 2013, que incluyó un procedimiento para que los inmigrantes indocumentados obtuvieran la residencia legal permanente.

 

“Simplemente no funciona”

“Mi conclusión es que no vamos a poder aprobar un gran proyecto de ley integral”, dijo el senador John Cornyn de Texas, el líder republicano número dos. “Ya hemos intentado eso, pero sencillamente no funciona. Necesitamos asegurar la frontera y hacer cumplir la ley con respecto a las personas que tiene antecedentes penales y que están ilegalmente en este país. Entonces podremos tener una conversación más amplia”.

Cornyn y el senador John Thune de Dakota del Sur, el líder republicano número 3, dijeron que la idea de un muro debe considerarse como algo más teórico que concreto.

“Existe la idea de un muro virtual, muro tecnológico, un muro verdadero, una reja --ahora se están discutiendo muchas permutaciones de esto”, dijo Thune en una entrevista. “No estoy seguro exactamente de cómo se ve eso. Pero creo que la seguridad fronteriza y el muro van a ser prioritarios en cualquier debate sobre la inmigración”.

Trump ya ha moderado su idea de tener un muro fortificado, al decir en una entrevista del programa ‘60 Minutes’ de CBS, días después de su elección, que aceptaría una reja en algunas áreas. No reiteró su promesa de campaña de deportar a todos los inmigrantes indocumentados, al decir que primero se enfocaría en aquellos con antecedentes criminales y que más tarde se dirigiría a los demás.

Su sitio electrónico de transición cita que en agosto dijo que sólo cuando Estados Unidos haya “acabado con la inmigración ilegal para siempre, incluyendo la construcción de un gran muro”, estaremos en condiciones de considerar las disposiciones apropiadas para los que se queden.

 

Propuesta 2013

La última legislación significativa de inmigración fue en 2013, cuando el Senado aprobó su plan, 68-32, incluyendo un procedimiento para obtener la residencia legal y 46 mil millones de dólares para asegurar la frontera con México.

Esa legislación habría duplicado el tamaño de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos agregando 20 mil agentes, requerido mil 120 kilómetros de reja en la frontera con México y agregado aviones no tripulados aéreos para ayudar a la policía en la frontera.

Ese año, los republicanos de la Cámara de Representantes abordaron la seguridad fronteriza de manera fragmentaria, sin realizar ningún esfuerzo por reformar las leyes de inmigración, y las dos cámaras nunca acordaron un plan.

Algunos republicanos del Senado advierten que los demócratas probablemente insistan en establecer un procedimiento que permita obtener el estatus legal para los inmigrantes indocumentados como parte de cualquier proyecto de ley el próximo año, y sus votos podrían ser necesarios en una cámara que los republicanos probablemente controlarán 52-48.

Otros republicanos, entre ellos Lindsey Graham de Carolina del Sur y John McCain de Arizona, dijeron que es importante abordar los temas de la frontera y los inmigrantes indocumentados en un solo proyecto de ley.

McCain, que en el pasado ha conminado a su partido a atender las necesidades de los inmigrantes latinos, dijo que “sin duda estarán en un estado de ánimo modificatorio”, si los líderes de su partido proponen un proyecto de ley sólo para la frontera.

“Obviamente necesitamos asegurar la frontera, pero también necesitamos elaborar una reforma migratoria integral", dijo en una entrevista.

Traducido por  Luis Felipe Cedillo

Editado por Michelle del Campo      

®2016 BLOOMBERG L.P. ALL RIGHTS RESERVED

 

 NUEVO

Venezolanos sin efectivo luchan contrariados con los cajeros automáticos

Domingris Montano hizo los cálculos mientras se encontraba bajo la lluvia haciendo fila afuera de un banco en Caracas. Necesitaba comprar comida. Un paquete de arroz le costaría tres mil 500 bolívares, más de la mitad del límite diario de retiro, y el cajero automático podría ya estar vacío para cuando llegara su turno. ¿Podría tal vez ir a otros más antes del anochecer?

“He tenido que ir a seis diferentes cajeros automáticos sólo para obtener seis mil bolívares”, dijo Montano, una estilista de 36 años, asomando la cabeza por debajo de su paraguas para ver si la gente que estaba delante de ella estaba avanzando en la sucursal Banesco Banco Universal. No era así.

Las largas filas de personas no son nada nuevo en Venezuela, donde la economía está en crisis, la inflación está subiendo y la moneda cayó un asombroso 67% contra el dólar estadounidense en el mercado negro el mes pasado únicamente --ganar seis mil bolívares equivale a ganar 1.30 dólares.

Ahora, añádale a las vicisitudes de la vida cotidiana en un país desesperadamente escaso prácticamente de todo, excepto de crimen, el viacrucis en los cajeros automáticos, ya que los bancos limitan lo que los clientes pueden retirar, estableciendo máximos que son realmente míseros.

Los ingeniosos residentes emplean una variedad de tácticas, incluyendo la estratagema de usar varias tarjetas de débito: Si de alguna manera obtienes más de una, puedes ir a la ciudad al cajero, ante el horror de los que están formados detrás de ti.

Los bancos los han configurado de tal manera que la gente tenga que recolectar su dinero hasta en siete transacciones --quizás con la esperanza de que se canse y se dé por vencida-- y todos lo que hacen fila se den cuenta de lo que está pasando. A las siete, se escucha un suspiro de alivio de que el objetivo está un paso más cerca. Si aparece una segunda tarjeta y comienza de nuevo todo el proceso, se pueden escuchar maldiciones y oraciones para que la persona no se saque de la manga una tercera tarjeta.

 

Horas por seis dólares

A pocas cuadras del puesto de Montano, en una sucursal del Banco del Caribe, la espera para poder usar la máquina que no estaba descompuesta fue de unos 15 minutos. Nada mal, tomando en cuenta que esta sucursal permite retiros de hasta 24 mil 500 bolívares diarios, una suma que cubrirá, digamos, un almuerzo sencillo para una familia de cuatro.

Este cajero tarda casi seis minutos en entregar tres mil 500 bolívares por turno, y el vencedor se aleja con una pila de billetes de tres pulgadas de ancho con valor de 5.32 dólares.

Ese es el equivalente en dólares en el mercado negro --el mercado que importa, de acuerdo con la experiencia de la mayoría. El gobierno tiene dos tipos de cambio legal, pero eso no importa. A la tasa ilegal, el billete de mayor denominación, de 100 bolívares, es equivalente a poco más de dos centavos de dólar estadounidense. Un billete de dos bolívares es esencialmente inútil.

La búsqueda del papel moneda es necesaria porque los pobres y muchos trabajadores no tienen cuentas bancarias, y se necesita pagar sólo en efectivo a la mayoría de los taxistas y vendedores que expenden rarezas como huevos, harina de maíz o café.

De todos modos, las tarjetas de crédito son impredecibles. Mientras que algunos mercados las aceptan, por ejemplo, las transacciones no siempre son aprobadas. En sintonía con las reglas de los cajeros automáticos. Incluso cuando una máquina está vacía, las personas todavía se forman, a la espera de los camiones blindados que transportan el dinero para volver a suministrar de efectivo a la máquina.

Puede tomar horas adquirir el equivalente a seis dólares, que es alrededor de un tercio del salario mínimo mensual que ganan muchos.

Traducido por  Luis Felipe Cedillo

Editado por Michelle del Campo      

®2016 BLOOMBERG L.P. ALL RIGHTS RESERVED

 

 NUEVO

¿Empresas con deudas en dólares preocupadas? En lo más mínimo

Hace ocho años, cuando la crisis financiera internacional provocó que el peso perdiera 19% de su valor contra el dólar, un buen número de compañías mexicanas se vieron afectadas por el repentino ascenso de sus adeudos.

      La devaluación de la moneda hizo que las deudas en dólares convertidas a la moneda nacional, o los instrumentos derivados vinculados al valor de la divisa estadounidense, crecieran súbitamente, o se tuvieran que ejercer, lo que generó serios problemas a varias compañías para poder cumplir con sus obligaciones.

     Los casos más notables de las repercusiones negativas que tuvo la caída del peso en las finanzas de varios corporativos mexicanos fueron los de Controladora Comercial Mexicana, una cadena de supermercados; Vitro, el principal fabricante de vidrio del país; y Cemex, el mayor productor de materiales para la construcción del continente Americano.

     Las tres empresas tuvieron que sentarse, a las pocas semanas de la devaluación, con sus acreedores para negociar un programa de reestructura de sus obligaciones a fin de poder sobrevivir al caos financieros que vivían.

     Ocho años después el peso ha vuelto a registrar una fuerte depreciación contra el dólar, cercana a 15% y que se suma a la caída de 14.5% de 2015, pero a diferencia de entonces, hoy, con excepción de una sola compañía, no hay empresas cotizadas en la bolsa que enfrenten una situación de insolvencia.

    Es más, muchos ejecutivos de compañías con deudas en dólares no están preocupados por el impacto que podría tener el menor valor del peso contra la divisa estadounidense en sus obligaciones financieras.

     “Nuestro próximo vencimiento es hasta 2020”, dijo Celia Ortega, directora de relación con inversionistas de la compañía minera Industrias Peñoles, reflejando las poca preocupación que ella o la empresa minera tienen por la caída del peso a pesar de contar con mil 306 millones de dólares en adeudos en esa moneda.

    De cierta manera el que Peñoles, con sede en la Ciudad de México, no tenga vencimientos en dólares hasta 2020 habla mucho de cómo las compañías mexicanas aprendieron la lección en cuanto al manejo de sus pasivos en dólares que les dejó la crisis anterior.

    Plazos más largos en ese tipo de adeudos es una de las diversas medidas que algunas empresas han tomado para no resentir una depreciación súbita de la moneda, como ha ocurrido recientemente por la victoria de Donald J. Trump en la contienda presidencial de Estados Unidos.

     Las posturas del futuro presidente de la nación más poderosa del mundo contra el libre comercio y las inversiones de empresas estadounidenses fuera de sus fronteras han generado preocupación en México. La mayoría de los analistas atribuyen la reciente caída del peso al impacto negativo que Trump como presidente podría tener sobre el futuro económico del país.

     Otra fórmula que muchas compañías han seguido para protegerse de la devaluación de la moneda es sólo endeudarse en dólares en una proporción similar a los ingresos que tienen en monedas extranjeras. Esto permite amortiguar cualquier posible pérdida de valor de la moneda ya que sus pasivos denominados en dólares pueden cubrirse con los ingresos en esa moneda.

     Grupo Aeroportuario del Sureste, la empresa dueña de nueve terminales aéreas en el país con sede en la capital del país, es una de las compañías que ha seguido esa estrategia.

     “Estamos totalmente cubiertos”, dijo Adolfo Castro, director general de Asur, como mejor se conoce la empresa, en una entrevista telefónica.

     Por ejemplo, mientras que la empresa aeroportuaria tiene 215 millones de dólares en deudas bancarias, éstas están cubiertas en casi la mitad por los 100 millones de dólares que le adeuda su filial Aerostar Airport Holdings, la compañía que administra el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín en Puerto Rico.

     Castro agregó que Asur tiene en caja aproximadamente 80 millones de dólares, además de que cobra en moneda extranjera cerca de 55% de sus ventas. Todo esto hace que Asur tenga lo que en la jerga financiera se conoce como una cobertura natural de sus adeudos en dólares.

     Otras empresas que se encuentran en una situación similar son la productora de autopartes, Nemak, y la petroquímica, Alpek, ambas subsidiarias de Alfa, el segundo grupo industrial más grande de México.

     Las dos empresas, con sede en Monterrey, tienen la totalidad de su deuda bancaria y bursátil denominada en dólares, pero al mismo tiempo las dos reciben casi la totalidad de sus ingresos en dólares.

     “La realidad es que hay un matchentre los compromisos en dólares y los ingresos en dólares, por lo tanto no hay un riesgo cambiario per se”, dijo una fuente cercana a ambas empresas.

     Incluso ambas empresas cuando venden en México lo hacen a precios referenciados a un precio internacional denominado en dólares, lo que las protege de una caída del peso.

     Claro que no todas las compañías gozan de esta cobertura natural por sus ventas en divisas extranjeras o en el extranjero.

    Cuando eso ocurre, muchas toman otro tipo de estrategias para reducir el peso de sus adeudos en dólares, como hizo la semana pasada Grupo Elektra, la compañía dueña de la cadena de tiendas de muebles y aparatos electrodomésticos y de Banco Azteca.

     Para reducir su deuda en dólares, Elektra, con sede en la Ciudad de México, contrató esta semana un préstamo en pesos por tres mil 500 millones de pesos (168.6 millones de dólares) a fin de poder saldar de forma anticipada un adeudo de 320 millones de dólares y con ello reducir su exposición a la divisa estadounidense, al tiempo que también logró extender su perfil de vencimientos.

     La compañía de comercio y servicios financieros dijo que con el préstamo, más recursos propios, pagará de forma anticipada 275 millones de dólares de un bono que vencía en 2018, al tiempo que también cancelará otros 45 millones del mismo instrumento que había recomprado previamente.

     Otra empresa que realizó una transacción similar en días recientes fue Grupo Posadas, la mayor compañía administradora de hoteles en México. La compañía, con sede en la Ciudad de México, dijo la semana pasada que pagaría con antelación 38.8 millones de dólares de un bono que vence el próximo año a fin de reducir el monto en circulación de ese adeudo y que la empresa emitió en 2012 por 225 millones.

     Grupo Gigante, la empresa dueña de tiendas especializadas, restaurantes y bienes raíces, también pagó 350 millones de dólares de pasivos de su subsidiaria Office Depot, la cadena de tiendas de artículos para oficina, el mes pasado a fin de protegerse del entorno incierto que ha generado la victoria electoral de Trump, quien asumirá el poder el 20 de enero.

     Otra estrategia que algunas compañías mexicanas están siguiendo es la contratación de nuevos préstamos en dólares y en pesos, con mayores plazos y con menores tasas de interés, a fin de pagar otros adeudos denominados exclusivamente en la divisa estadounidense y que tienen un plazo de vencimiento menor al de las nuevas obligaciones.

    El mayor productor de papel y derivados en México y América Latina, Bio Pappel, hizo precisamente eso hace menos de siete días cuando anunció que contrató un créditos en pesos y en dólares por un total de 409 millones de dólares para saldar pasivos en la divisa estadounidense.

     En este caso, la composición del nuevo préstamo de la productora de papel bond, papel cortado y papel periódico, entre otros productos, era 30% en dólares y el resto --70%-- en pesos.

     Un caso también interesante es el de Cemex, ya que la empresa aún tiene, como hace ocho años, un fuerte nivel de endeudamiento en dólares. La diferencia es que la empresa, con sede en Monterrey, ha logrado bajar esa deuda en 22.6% en los últimos tres años gracias a las ventas de activos no estratégicos que ha realizado, lo que le permite afrontar sin sobresaltos la devaluación del peso.

     Claro que no todas las empresas han podido superar los problemas que genera la devaluación del peso. Empresas ICA, la otrora mayor compañía constructora de México, está ya en proceso de reestructurar sus adeudos luego que la caída del peso de 14.5% del año pasado, junto con un mal manejo de sus operaciones, la obligaron a incumplir con el pago de tres bonos en dólares por un monto total de cerca de mil 300 millones de dólares.

     Dos elementos importantes que explican también porque las empresas con deudas en dólares han podido sortear la devaluación hoy mejor que ayer son que, por un lado, no existe un entorno económico recesivo, como si lo hubo en 2008-2009 y, por otro, que los mercados financieros operan con normalidad a diferencia de hace unos años cuando la crisis cerró las posibilidades de obtener nuevos préstamos para las empresas mexicanas en los mercados internacionales.



Trump, Corporate America podrían tener encontronazo

Por su experiencia empresarial y por sus credenciales políticas como miembro del partido Republicano, que tradicionalmente defiende el libre mercado y el comercio, Donald J. Trump parecería ser el candidato ideal de la clase empresarial estadounidense, mejor conocida como Corporate America.

Pero a un mes de su victoria electoral y a pesar de las promesas favorables del presidente electo a las empresas estadounidenses en cuanto a reducir sus impuestos, eliminar las reglas que inhiben sus actividades e invertir en infraestructura, ciertas diferencias están comenzando a emerger entre el futuro presidente estadounidense y el sector empresarial de esa nación.

Los ataques que ha lanzado Trump contra algunas compañías, ya sea por haber tomado la decisión de mudar sus operaciones a otras naciones con menores costos laborales o por defender sus operaciones multinacionales, están comenzando a inquietar a un grupo que aplaude su política económica doméstica, pero que está, cada vez más, en contra de su visión económica internacional.

“Existe una larga (aunque no siempre honorable) tradición de alcaldes, gobernadores e incluso presidentes que imploran o intimidan a ejecutivos para que hagan uno u otra cosa. Pero usar el poder de la presidencia para micro-manejar empresas es una horrible idea”, escribió reciente el consejo editorial de la agencia de noticias Bloomberg, en relación a las críticas que ha lanzado el presidente electo a diversas empresas por sus decisiones de negocio.

En el centro de las discrepancias entre Trump y el mundo corporativo estadounidense parece estar su visión de cómo deben comportarse las empresas de su país en un mundo globalizado.

Al parecer, a Trump le gustaría que las compañías centraran toda su atención en Estados Unidos y que dejaran de lado las ventajas que les ha brindado la apertura comercial internacional --algo que va un poco contra de la misma naturaleza empresarial estadounidense que por décadas se ha vanagloriado de sus operaciones internacionales.

Desde su campaña, el candidato republicano habló de que su administración pondría primero los intereses de Estados Unidos y que buscaría renegociar o cancelar los tratados de libre comercio que tiene su país con otras naciones por ser, desde su perspectiva, desventajosos para la nación que en breve encabezará.

Esas palabras, combinadas ahora con críticas de 140 caracteres enviadas desde su cuenta de Twitter a ciertas empresas, están comenzando a disgustar a Corporate America, que si bien alaba a Trump por buscar hacer más eficientes y atractivas las inversiones en Estados Unidos, lamenta que el presidente electo no quiera reconocer las ventajas que les han dejado los tratados de libre comercio.

Para muchos altos ejecutivos, Estados Unidos ha ganado con la globalización y el libre comercio por lo que confían que el presidente electo reconozca eso para que, junto con los cambios domésticos que busca hacer, la economía estadounidense pueda crecer a un mayor ritmo gracias a un repunte tanto local como internacional.

“El genio de la globalización no va a regresar a la lámpara”, dijo hace unos días Greg Hayes, presidente de United Technologies, la compañía controladora de Carrier, una de las empresas que ha criticado Trump por su decisión de mover parte de sus operaciones a México, en una entrevista con la estación de televisión estadounidense CNBC. “El libre comercio es esencial para el crecimiento de este país”.

La postura a favor del libre comercio de Hayes la respaldan otros importantes empresarios estadounidenses.

Recientemente, por ejemplo, Michael Bloomberg, el fundador de la empresa de servicios informativos, describió al tratado de libre comercio que tiene México con Estados Unidos y Canadá como un éxito.

De ahí que Bloomberg, al participar en un foro que organizó su compañía en la Ciudad de México para analizar el futuro del país en 2017, dijera que Trump no va a poder deshacer algo que ha funcionado bien para todos los países participantes.

Bloomberg confía que Trump, al final, dé marcha a tras a su propuesta de cancelar el tratado, también conocido como TLC, si México no cede a sus peticiones.

“Nadie va a deshacerse del TLC”, dijo Bloomberg. “Yo no creo que México deba preocuparse. . . pero debe negociar con seriedad y civilidad”.

Claro que a pesar de esta visión optimista, existen actitudes de Trump que no dejan de preocupar a las compañías estadounidenses y a sus ejecutivos.

El enfrentamiento que protagonizaron hace un par de días Trump y la empresa de aviación Boeing, reafirma la inquietud que el presidente electo está generando en círculos corporativos estadounidenses. Esto porque el repentino ataque contra la empresa fabricante de aviones se dio a unos días, o horas, de que su director general defendiera, en un foro y ante un medio de comunicación, respectivamente, sus operaciones globales --en particular en China.

Dennis Muilenberg, director general de la compañía de aviación, defendió, en un congreso manufacturero que organizó Illinois Manufacturers Association (IMA), hace seis días, las actividades internacionales de la empresa así como el libre comercio, algo que también reiteró en una entrevista publicada el martes por el periódico británico The Guardian.

Para el ejecutivo de Boeing, ir en contra del libre comercio “podría resultar en mayores costos, la interrupción de cadenas de suministro y regulaciones que disminuyan nuestra habilidad para vender productos alrededor del mundo”, dijo durante el evento de IMA.

Muchos sospechan que esas palabras, más la entrevista, fue lo que detonó que Trump se lanzara antier contra el principal exportador estadounidense al decir que podría cancelar el contrato que tiene el gobierno de Estados Unidos con Boeing para ensamblar el emblemático avión presidencial, mejor conocido como Air Force One.

     “Boeing está construyendo un nuevo Air Force One 747 para los futuros presidentes, pero los costos están fuera de control, más de 4 mil millones [de dólares]. [¡]Cancelen la orden!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

     El inesperado ataque contra Boeing provocó que la empresa tuviera que salir a defenderse y aclarar que hasta ahora el costo de la aeronave es hipotético dado que sólo tiene un contrato con la Fuerzas Aérea de Estados Unidos por 170 millones de dólares para estudiar las especificaciones que tendría la nave.

     “Esperamos trabajar con la Fuerza Aérea de Estados Unidos en fases posteriores del programa que nos permita desarrollar los mejores aviones para el presidente con el mejor valor para el contribuyente estadounidense", dijo la empresa en un comunicado tras las críticas de Trump.

     Muchos observadores dijeron no estar sorprendidos del ataque del presidente electo contra Boeing por la defensa que han realizado sus ejecutivos del libre comercio.

     “Era sólo cuestión de tiempo para que la atención de Donald Trump girara hacia Boeing”, escribió Paula Dwyer, una columnista con el sistema de opiniones de Bloomberg conocido como Bloomberg View. “Uno de los mayores clientes de Boeing resulta ser China, un país que el presidente electo parece más que decidido a antagonizar”.

     Las diferencias Trump-Corporate America podrían así acrecentarse en el futuro, aunque muchos no descartan que el presidente electo, como un buen negociador que dice ser, logre encontrar un acuerdo con las corporaciones en que, si bien éstas no pierdan las ventajas de la globalización y el libre comercio, no olviden tampoco destinar fondos y recursos a sus operaciones domésticas para generar más y mejores empleos.

     De hecho, Trump recibió ayer dos gratas noticias cuando el multimillonario japonés, Masayoshi Son, dueño de Softbank GroupCorp, prometió, tras reunirse con el presidente electo, invertir hasta 50 mil millones de dólares en la economía más grande del mundo por las ventajas que ve ahí, gracias a los cambios impositivos y regulatorios que buscara implementar Trump cuando llegue a la presidencia.

     Esas inversiones podrían generar 50 mil puestos de trabajo, agregó Son, de 59 años de edad, para beneplácito de Trump.

     “Él podría implementar mucha desregulación”, agregó Son, a la salida del encuentro con el presidente electo en el lobby del edificio Trump Tower en la ciudad de Nueva York donde el presidente electo tiene hoy sus oficinas. “Estados Unidos volverá a ser grande de nuevo”.

     Además, la compañía taiwanesa Foxconn Technology Group, que manufactura artículos electrónicos en Asia, confirmó su interés por llevar a cabo inversiones en Estados Unidos para expandir sus operaciones ahí --una decisión que sugiere que la política de premio y castigo que ha anunciado Trump con las empresas podría estar teniendo el efecto deseado de preservar o aumentar las fuentes de empleo en Estados Unidos.

 

* César Pérez colaboró en la elaboración de esta historia.

 

 

 

 

 


Precios con mayor avances en dos años, pese descuentos Buen Fin

Los precios al consumidor en México mantuvieron su tendencia al alza durante noviembre y escalaron a su mayor nivel en dos años, incluso a pesar de que el programa de promociones comerciales conocido como El Buen Fin consiguió disminuir los precios y con ello reducir el efecto negativo que ha tenido la debilidad del peso frente al dólar en el valor de las mercancías no alimenticias.

     Los precios crecieron 0.78% durante el mes pasado, su mayor alza desde noviembre de 2014, cuando subieron 0.81%, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, o Inegi, el organismo encargado de recabar los datos económicos y sociales del país.

     Con el avance de los precios en el penúltimo mes del año, la inflación anual se ubicó en 3.31%, o su mayor nivel en casi dos años. La última ocasión en que la inflación mostró una lectura mayor fue en diciembre de 2014, cuando se ubicó en 4.08%.

     Hace un año, en noviembre de 2015, los precios al consumidor ascendieron 0.55% en términos mensuales y avanzaron 2.21% con respecto al noveno mes de 2014.

     En términos desagregados, la inflación subyacente, o aquella que excluye los precios de bienes volátiles como productos agropecuarios o energéticos, se aceleró a un ritmo de 0.22%, mientras que la no subyacente se ubicó en 2.54%. En términos anuales, los precios subyacentes subieron 3.29% y los no subyacentes avanzaron 3.34%.

     A pesar de la aceleración de los precios, el desempeño de la inflación en el país durante noviembre estuvo por debajo de lo que estimaban los analistas encuestados por Infosel, quienes calculaban un crecimiento de 0.84% para el índice general del mes y un avance de 0.29% en la inflación subyacente.

     “La inflación durante el mes en cuestión se vio favorecida por la reducción que presentaron los precios de las mercancías no alimenticias ante las promociones derivadas de El Buen Fin”, escribió el grupo de análisis del banco Banorte-Ixe, en un reporte.

     El Buen Fin es un programa que diseñó el gobierno en 2011 para que el comercio formal en el país propusiera, durante un fin de semana al año, una serie de promociones que permitieran estimular el consumo en el mercado interno.

     Así, la inflación podría haber sido mayor si el efecto del Buen Fin hubiese sido menor sobre los precios de algunas mercancías, como lo esperaban los analistas. No obstante, los precios al consumidor en el país sumaron su segundo mes seguido por encima de la meta interanual de Banco de México de 3%.    

     De hecho, para algunos economistas el efecto de ese fin de semana con descuentos en la segunda quincena del mes pasado fue desproporcionado. Las mercancías no alimenticias en noviembre cayeron 0.02%, con lo que se ubicaron en terreno negativo por primera vez desde julio de 2015, cuando bajaron 0.2%.

     “Las mercancías no alimenticias presentaron un inesperado retroceso mensual debido a la campaña comercial del ‘Buen Fin’, que tuvo lugar en la segunda quincena de noviembre”, escribió Luis Adrián Muñiz, el economista de Vector Casa de Bolsa, en un reporte. “Si bien este efecto era ampliamente esperado, consideramos que su magnitud es desproporcionada, más aún dados los niveles observados de tipo de cambio.

     El economista de Vector piensa que una vez que se eliminen los efectos producidos por este fin de semana de descuentos y promociones “el traspaso de la depreciación del tipo de cambio sobre el nivel de precios (pass-through) retomará fuerza en las siguientes quincenas y meses”.

     Este fenómeno de pass-through, como se le conoce en la jerga financiera al fenómeno de contaminación en los precios de la debilidad cambiaria, puede acentuarse en el futuro si consideramos que el peso ha perdido alrededor de 16% de su valor en el año frente al dólar, lo que se suma a la caída de aproximadamente 14.5% que tuvo en 2015, lo que afecta el valor de los productos que se importan y se venden en el país.

    Así, se fortalece el escenario de quienes creen que Banco de México podría actuar nuevamente, cuando se reúna la junta de gobierno del órgano central el próximo 15 de diciembre, para evitar que los precios al consumidor se salgan de control.

     “La sustancial depreciación del peso en el año pasado seguirá presionando los precios al consumidor al alza y muy probablemente se mantendrá como el principal impulsor de la inflación en 2017”, escribió Adam Collins, economista para América Latina de la consultoría Capital Economics, en un reporte. “El banco central muy probablemente volverá a subir la tasa de interés en la reunión de política monetaria de la semana siguiente”.

 


Santander México invertirá 15 mil millones de pesos en próximos 3 años

Santander México, el tercer banco más grande del país, se unió a la ola de desembolsos del sector financiero en el país y anunció que invertirá 15 mil millones de pesos (736 millones de dólares) en los próximos tres años para mejorar sus sistemas y su plataforma digital.

Se trata, en palabras de su director general, Héctor Grisi, de la inversión más grande hecha en la historia de la filial del mayor banco español.

"Sí, puede que haya quien espere tiempos difíciles, pero es en esos momentos en los que debemos mostrar fortaleza", dijo en conferencia el director de la institución financiera con 13 millones de clientes en el país.

Con la inversión, Santander busca agilizar sus servicios móviles y en sucursal, con el objetivo de ser el banco principal de sus clientes y ya no basarse únicamente en la colocación de productos atractivos.

Para ello, tiene previsto inversiones en sistemas de infraestructura y tecnología de última generación, actualizar sus plataformas digitales, modernizar la red de distribución multicanal y la introducción de cajeros automáticos multifunción.

“Estamos invirtiendo para proporcionar un servicio de mayor calidad a un costo menor. Esto significa que la satisfacción del cliente, la innovación y el valor del producto, seguirán siendo nuestros puntos de referencia para el éxito”, dijo Grisi en un comunicado posterior al anuncio.

La institución financiera, que se enfoca en clientes de ingresos medios y altos, así como empresas, considera que México es uno de los países clave para su operación pese a la incertidumbre que reina actualmente.

“Suceda lo que suceda, el compromiso de Santander es de largo plazo y nuestra matriz confía en México al 100%”, dijo Grisi en la conferencia.

El director general de Santander se refería a la incertidumbre que generó la victoria de Donald J. Trump en la contienda presidencial de Estados Unidos, por su postura en contra del libre comercio y las inversiones de empresas nativas de su país fuera del mismo.

El directivo mencionó que el contexto actual de perspectivas negativas es de corto plazo, y no debería durar ni dos años una vez que se aclare la política económica estadounidense.

“Por supuesto que hay volatilidad y nadie sabe con seguridad lo que va a suceder; pero Santander, y me atrevería a decir que todo el sistema bancario, tiene una estructura de capital adecuada”, dijo quien lleva un año en la dirección de la financiera de origen ibérico.

La inversión de Santander, filial del grupo financiero español del mismo nombre, se une a las anunciadas este año por los mayores participantes del sistema bancario mexicano.

Banco Nacional de México, o Banamex, la filial del banco estadounidense Citigroup, anunció a principios de octubre un programa de inversión de 25 mil millones de pesos (mil 227 millones de dólares al tipo de cambio de hoy) para los próximos cuatro años, además del cambio de nombre de la institución a Citibanamex.

El monto anunciado por el segundo banco más grande del país, que es para modernizar sus canales de atención al cliente, se suma a la que anunció que erogaría de 2014 a 2018 por 20 mil millones de pesos (983.4 millones de dólares al tipo de cambio actual) que van para sus centros de datos y operaciones.

Por su parte, Grupo Financiero Banorte, el cuarto prestamista más grande del país, dijo en noviembre que destinará tres mil 475 millones de pesos (170.9 millones de dólares al tipo de cambio de hoy) para renovar la mayoría de sus sucursales y agilizar el servicio de atención personalizada a sus clientes.

En octubre, HSBC, el banco más grande de Reino Unido, inyectó cinco mil 500 millones de pesos (270.5 millones de dólares actuales) a su dependencia mexicana, sin detallar para qué servirán tales recursos, los cuales además de mejorar el perfil de capitalización del banco, podrían anticipar inversiones.

El principal actor del sistema financiero mexicano, BBVA Bancomer, aunque no ha realizado anuncios recientes de tal envergadura, continúa invirtiendo los tres mil 500 millones de dólares que dijo en 2013 que derramaría hasta 2019.

Bancomer no ha detallado los avances de su inversión en México, pero ha marcado el ritmo en cuanto a innovaciones móviles y en cajeros. También inauguró la Torre Bancomer, su nueva sede en la Ciudad de México.



 




Uber, Mastercard lanzan UberSanta, repartirán obsequios a usuarios NUEVO
Femsa recibe autorización de Cofece para comprar Grupo Torrey NUEVO
Telmex recibe prórroga de 30 años título de concesión de IFT
AT&T cambia dirección de negocio en México, llega King, sale Arroyo
Alsea pierde, juzgado rechaza amparo contra multa de Cofece
Grupo Iamsa adquiere resto de Viva Aerobus, tiene ahora 100%
OMA invierte 308 mdp en renovación aeropuerto Chihuahua
Coca-Cola Femsa contrata a JDA para mejorar cadena suministro
Fibra MTY concluye compra de edificio Catacha 2 en Querétaro
Ignia invierte en la plataforma de remesas Pangea

Telekom Austria, de Slim, comprará interés mayoritario en Metronet Croacia
AXA homologará a nivel mundial beneficios por crianza
Samsung planea nuevos teléfonos Galaxy S8
JP Morgan el más afectado por la multa de la Unión Europea al trío Euribor
IATA estima menos ganancias para la industria en 2017 por precio crudo

Rafael Tovar y de Teresa permanece estable en hospital, dice Secretaría de Cultura NUEVO
Cofece cierra investigación de servicios logísticos tras no encontrar pruebas NUEVO
México realiza primera subasta electrónica de crema de leche NUEVO
Cofece pide a CRE tomar elementos para liberar precios gasolina
CFE mantiene calificación, perspectiva negativa por parte de Moody's
Cofece investiga barreras a competencia en servicios portuarios en Yucatán
Precios al productor suben 1.2% nov., crecen 7.9% anual, reporta Inegi
Cofece amplía plazo para investigar mercado de producción, distribución sal
Senador del PRI propone condonar peaje en Autopista del Sol

Impugnación presidenta coreana Park trastoca el orden político mundial NUEVO
EUA, confianza consumidor Michigan U. sube a 98 pts. dic.; más de lo esperado  NUEVO
EUA, inventarios mayoristas caen 0.4% en oct.; lo esperado  NUEVO
EUA, ventas al mayoreo suben 1.4% en oct., a 452 mil 200 mdd  NUEVO
RU, superávit comercial cae 30% a 9,700 mdl en oct; esperado 11,800 NUEVO
Alemania, superávit comercial cae a 20,500 mde oct; esperaban alza a 21,500 NUEVO
En Brasil la inflación subió 0.18% en nov.; menos que esperado NUEVO
Casi 5 millones de empleos en EUA dependen de México, dice Wilson Center NUEVO
EUA, las solicitudes por desempleo caen en 10 mil a 258 mil; lo esperado
Trump propondrá a Puzder como secretario de Trabajo

Acciones con fuerte movimiento: OHL, Médica. Santander, Inbursa, Cemex, ICA
Gobierno de la Ciudad de México recaba mil mdp con 1er bono verde a cinco años
StepStone México I recaba 33.3 mdd con 1ra emisión de CKDes
Acciones tomadas por las calificadoras: Sonora, Santander, Su Casita
Listado dividendos, recompra, consejos: IGS, EXI, Nafin, Mexichem, Sanborns, Acon
Mexichem anuncia pago dividendo, reinversión el 19 de dic.

Ford recaba 3 mil 800 mdd con emisión de dos bonos
Agregar a My Yahoo Agregar a My AOL Suscribir en NewsGator Online
Agregar a Google Reader   RSS de Sentido Común Otros lectores RSS


RADIOGRAFIA DE LOS MERCADOS*
Ayer Anual

IPC 46,360.2 +1.6 +7.9
Dow 19,614.8 +0.3 +12.6
Dólar 20.33 0.00 -15.4
Euro 21.58 +1.4 -13.4
Cete 28 5.59% 0.00 +2.54
TIIE 28 5.60% 0.00 +2.05
Libor  0.65% +0.01 +0.22
UST-19 2.41% +0.06 +0.19
UMS-19 3.72% +0.04 -0.29
Crudo 44.35 +1.0 +16.5



PUBLICIDAD









OTROS MEDIOS

México 2008